El propósito consciente

Escúchalo aquí si lo prefieres

Tengo una larga lista de temas sobre los que escribir, pero cuando me pongo a ello, casi siempre hay algo más acuciante que pasa por delante. Hoy eso que pasa por delante es el ¿para qué?

 

Porque el “para qué” o el “porqué” o el “propósito” es lo que va a hacer que me siente a escribir y compartir lo que escriba o que no lo haga. 

 

 

Y ¿siempre hay un “para qué”? Bueno, a lo mejor no hay un “para qué” declarado en una pancarta con su “vision board” y todo el protocolo para clarificarlo, pero lo hay porque, si no es así: 

 

  1. no lo haces 

 

  1. lo haces, pero no le ves sentido a hacerlo, con todo lo que eso conlleva de carga adicional. “A disgusto”, “de mala gana”,… hay más expresiones para esto, cualquiera que quieras añadir ayudará a ampliar las posibilidades de expresión de esta realidad.

 

¿Para qué sirve?

Preguntarme para qué hago lo que hago, me da el impulso que necesito para hacer incluso los días en los que las ganas no hacen amago de manifestarse. Pero no para hacer cualquier cosa sino para hacer lo que es importante para mí. Y aquí viene la otra pregunta crucial: ¿qué es lo importante para mí?

 

Todo lo que hago responde a una motivación o un compromiso (entendido como una elección, esto merece un texto a parte), pero no siempre está alineado con lo que realmente me importa. O a lo mejor sí que está alineado, pero no soy consciente de cómo me está apoyando a conseguir lo que quiero. No tengo claro el para qué lo hago y, con ello, se pierde el sentido y parte de las ganas

 

Me levanto y voy a trabajar. O me levanto y preparo desayunos y mochilas. O me levanto y medito. O me levanto y dedico una hora a leer tranquilamente antes de que se despierte el resto o le dedico 30 minutos al infinito en un móvil o en un junco.

 

Detrás de esas acciones hay una elección, pero no siempre consciente. Preguntarme para qué lo hago y si me apoya a conseguir algo que es importante para mí (no hace falta que sea un gran logro, puede ser un momento de calma y placer), ayuda a darle un sentido y a elegir más conscientemente con qué me estoy comprometiendo. 

 

El mero hecho de darme una respuesta que esté alineada con lo que para mí es importante le va a dotar de un sentido que contribuirá a invocar a las ganas necesarias para quitarme, al menos una parte, de la carga del hacer “a disgusto”

 

Hay más factores a analizar: como si lo que hago es lo único que podría hacer para conseguir mi “para qué” o si hay otras formas de conseguir ese propósito con las que disfruto más, que se me dan mejor, que aportan más… También puedo plantearme si es un paso intermedio y necesario para avanzar en la dirección que quiero o directamente me está alejando de lo que quiero en mi vida. Y por eso es tan importante generar espacios para parar, escuchar y poner orden y claridad a lo que quiero. Sin quedarme en el bucle de estármelo planteando continuamente, sino hacer un buen zoom para después avanzar con más calma y convicción.  

 

Si te apetece hacer ese zoom y darte ese espacio para conectar con lo que quieres, el próximo 2 de marzo puedes asistir a una sesión abierta online, en la que utilizaremos la escritura, la visualización y el acompañamiento del grupo, de la que saldrás con las ideas más claras y con los primeros pasos para empezar a vivir desde el presente más alineada con lo que quieres. 

 

¿Cuándo?

Miércoles, 2 de marzo. 

18.30-20h. 

Online

Gratuita, pero con inscripción previa (puedes escribir por mensaje directo o en la sección de contacto de la web, que encuentras en el link de la bio @palabras_para_ver_mas_claro)

Plazas muy limitadas para trabajar en un grupo pequeño.

 

PD: ¿y el para qué de estos textos? No dejan de ser fragmentos de aprendizaje compartidos, un poco lo mismo que con la escritura de viajes o la de maternidad: estamos de viaje, vi esto y te lo cuento. Y eso, a su vez, me ayuda a recordar.